Comunicado en inglés Conflicto Cerro Azul/Cerro León

COMMUNIQUE

Mapuche Community Radio Petu Mogeleiñ

El Maitén, Chubut.

12th December 2013

Given the events that occurred last weekend in the Cerro León or Cerro Azuli, in Buenos Aires Chico, near the village of El Maitén, we feel the need to clarify the situation and to share our preoccupation at the continuing violations of rights in the conflict involving the Cañio, Ñiripil and Sepúlveda Mapuche communities, and a group that calls itself the ‘Autoconvocados por el Cerro Azul’. The latter are promoting several touristic projects in the communities’ territory, against their wishes.

In lands that are supposedly public, in which the Cañio and Ñiripil have lived for over a hundred years, the municipality is promoting a project of private capital, which has built a mountain refuge as part of its plan to establish a ski resort. That project originally envisaged the construction of 20 slopes, which were later reduced in number, and ultimately suspended altogether due to the illegality of the undertaking. Amidst a host of other irregularities, the project’s promoters did not conduct an environmental impact study, nor did they consult the Mapuche families who live in the territory. With the illegal felling of over half a kilometre of native forest, the case was taken up by the justice system, which is now investigating a scheme that was clearly conceived, although secretly, many years ago.

In this territory in conflict, ignoring a legal injunction not to alter the land in any way, the organisers planned a mountain bike rally, inviting participants from various Patagonian provinces. The families who live on the mountain, however, were only contacted a week before the event; once most of the building work, which involved the cutting and thinning of more native forest, had been completed. The Cañio and Ñiripil communities, faced with the intransigence of the event’s organisers, contacted their lawyer who submitted a legal note. One of the communities’ members subsequently received a threatening phone call from the event organiser, who asserted that the race would go ahead regardless. Faced with this situation, the communities decided to hold a trawun (an assembly) on Friday the 6th, at which they agreed to be present at the event the following day, to hold a ceremony on the site and to explain the situation to those who came to the mountain.

Far from negotiating, those sectors promoting the ski resort and bike rally instead used the media to broadcast a rain of insults, lies and distortion that perpetuated the virulent racist and nationalist discourses that have done so much harm throughout history. This media campaign, which also used anonymous pages on social networks, went so far as to accuse two of our compañeros of dividing the community of El Maitén. They targeted Mauro Millán in particular, who is a compañero with a deep commitment and a long and unassailable record in the struggle for the rights of the Mapuche people.

We say that this conflict was born well before El Maitén was founded as a village, although, as in so many other places, this history may be negated or ignored. This latest episode must be understood as belonging to the ongoing campaign exercised by certain sectors of private capital and the State. Many appear to forget that little over a hundred years ago, the State, responding to the territorial interests of the most powerful sectors of the oligarchy, initiated the mis-named “Conquest of the Desert”, a war that murdered thousands of indigenous peoples. Survivors were driven into a long and painful march of exile towards new lands which were already inhabited by other indigenous families, themselves fleeing persecution by the Chilean and Argentine States.

This divisive smear campaign, that silences the legitimate voice of the communities, is simply a diversionary tactic, an attempt to avoid tackling, with the seriousness due it, the debt long owed to the disadvantaged sectors of the village. Because it is clear that what makes the most powerful sectors of El Maitén raise their voice in indignation is in fact their intolerance of those groups whose rights have historically been violated and who, at a time when the National State recognises the injustices committed, constitute themselves as actors demanding that those rights be respected, but who in so doing, threaten the enrichment of these powerful sectors.

Our radio Petu Mogeleiñ is a mapuche community radio, and, since its inception, its primary intention has been to multiply voices in order to expand rights. From the start of this conflict, there have been serious violations of the rights to identity and to territory, as well as to communication. This conflict became more serious when, with the obvious bad faith of the events’ organisers who now call for dialogue, distortions of the words and deeds of those involved began to appear. Without shame, they exploited their vastly superior access to the media. They used the social networks, to which they majority of campesinos, paisanos and mapuches have no access; and wielding a shield of anonymity, they attacked and disqualified. Further, while on the one hand public officials expounded at ease and at length in local radios, on the other, members of the communities spoke from the mountain where there is barely a phone signal. And because they were not called, they had to pay, with the little phone credit they can afford, for the communication.

They urge dialogue, but what kind of dialogue? We have already been in similar situations in the conflict over the ski resort. There, they also called for dialogue. During a public meeting, however, they subjected us to an interminable monologue of the powerful sectors: professionals, officials, ‘traditional’ families taking turns, one after the other, to humiliate the Other, whose rights they have long denied. They question that this Other would construct her identity, empower herself. They accuse the Other of being violent, ‘hooded and armed’, reminding us of the ghosts invoked by the Right in Greater Buenos Aires when faced with the unemployed workers. They say that she does not belong to ‘normal’ society, they reproach her for a carrying sticks, when in reality it is the wiño that is raised, and this wiño belongs to an ancestral culture which is alive, despite the words of many.

Finally, we assert that violence is lying, violence is negating the Other, violence is obscuring the social, political and economic structures that make it possible for some to obtain property deeds while others remain, for hundreds of years, in precarity.

Accompanying Mapuche-Tehuelche communities

Radio Petu Mogeleiñ, for the freedom to speak and think

Mapuche Community Radio ∙ El Maitén

i Lion or Blue Mountain. The latter is the name the promoters of the ski resort have re-branded it.

Video de la acción en el Cerro Azul/Cerro León

COMUNICADO: CONFLICTO CERRO AZUL/CERRO LEON

COMUNICADO DE PRENSA
Radio Mapuche Comunitaria Petu Mogeleiñ
El Maitén, Chubut.
12 de Diciembre de 2013

A partir de los últimos acontecimientos que se vivieron el pasado fin de semana en el Cerro León o Cerro Azul en Buenos Aires Chico, cercano a la localidad de El Maitén, que tuvo por protagonistas a las Comunidades Mapuche Cañió, Ñiripil y Sepúlveda y a un grupo de vecinos que se denominan autoconvocados por el Cerro Azul quienes apoyaron la realización de una carrera de descenso de mountain bike, vemos necesario esclarecer los hechos de manera que la información pueda llegar a todos de forma igualitaria y a su vez establecer nuestro posicionamiento y preocupación por la clara vulneración de derechos que se evidencian en este conflicto.

En supuestas tierras fiscales, en las que viven desde hace más de cien años los Cañió y los Ñiripil, intereses privados a través de la gestión del estado municipal en manos del entonces intendente dasnevista Oscar Currilén, hoy del FPV y quien asumió hace muy pocos días la presidencia del IAC en Chubut (Instituto Autártico de Colonización) construyeron un refugio de montaña en el marco de un megaproyecto de pistas de sky. En este emprendimiento se contemplaba la construcción de cerca de 20 pistas, que luego redujeron, y que finalmente no pudieron concretar debido a la ilegalidad del proceder, ya que no había sido elaborado ningún informe de impacto ambiental, no habían sido consultada las familias originarias del lugar ni plazos de obra, entre otras irregularidades. A partir entonces de los más de 500 metros de bosque nativo talado ilegalmente entre otras tantas denuncias se pasó a manos de la justicia para poder resolver un conflicto que claramente lleva años tapándose.

Es así como pese a la medida cautelar dictaminada por la justicia, un grupo organizador pretendió realizar un evento de mountain bike en este espacio territorial en conflicto, al que se invitó a gente de distintas provincias. Por las características del mismo, suponemos que este evento llevaba mucho tiempo previo de organización, pero no se consultó con las familias que habitan el cerro sino hasta una semana antes del evento, una vez que ya estaban casi concluidas las tareas de realización de un nuevo circuito, para el que se talaron y ralearon partes del bosque nativo. Ante esto, los integrantes de las comunidades originarias Canió y Ñiripil se pusieron en contacto con alguien que se había identificado como organizador comunicándole la situación de conflicto judicial y solicitándole que no continuaran realizando esos trabajos. Como la convocatoria a esta carrera continuó adelante, las comunidades informaron a su abogado y presentaron una notificación judicial. Posteriormente, uno de los integrantes de las comunidades recibió amenazas de este organizador vía telefónica afirmando que la carrera la realizarían de todos modos. Finamente ante la desatención por parte de los organizadores del evento, las comunidades decidieron realizar un trawn (asamblea) para el día viernes que concluyó en la necesidad de estar presentes ese sábado, realizar una ceremonia en el lugar y explicar a los que se acercaran al cerro, el problema suscitado.

Los sectores pro pista de sky y pro evento mountain bike, lejos de dialogar, profundizaron la catarata de insultos, mentiras y tergiversaciones en medios de comunicación, que nada tienen que envidiar a los discursos racistas y nacionalistas a ultranza que tanto mal han hecho a lo largo de la historia, llegando a difamar en medios de comunicación y redes sociales anónimas a dos de nuestros compañeros acusándolos de dividir a la comunidad de El Maitén. Especialmente contra Mauro Millan quien es un compañero de un gran compromiso y una enorme e intachable trayectoria en la lucha y defensa de los derechos del pueblo originario Mapuche.

Nosotros decimos que el conflicto existe antes de que El Maitén se constituyera como pueblo –como en tantos otros lugares- aunque muchos lo omitieran o negaran. Claramente este nuevo episodio sucedido en el cerro, se enmarca y está ligado inevitablemente al atropello que permanentemente ejercen ciertos sectores privados así como parte del Estado. Muchos parecen olvidar que hace poco más de cien años a través de lo que se mal llamó ‘conquista del desierto’ el Estado favoreció a los sectores más oligarcas, respondiendo a los intereses territoriales de los sectores económicos más poderosos para lo que aniquiló a centenares de integrantes de los pueblos originarios, empujando al resto a una larga y dolorosa marcha de exilio hacia nuevas tierras que ya eran habitadas por otras familias originarias que también huían de la persecución de ambos estados chileno y argentino.

Genera vergüenza ajena leer las barbaridades publicadas y los argumentos esgrimidos. Queremos que sepan que nuestros compañeros que están difamando no están solos, que el trabajo que ellos desarrollan en el área de comunicación y educación se enmarca en proyectos colectivos, comunitarios e institucionales que el mismo Estado promueve y avala.

El desprestigio cizañero, obviando la voz legítima de las comunidades, sólo es ‘pan y circo’ para desviar la cuestión y no ocuparse seriamente de una deuda que se tiene desde hace mucho con los sectores sociales postergados de nuestro pueblo. Porque es evidente que lo que hace que los sectores más pudientes de El Maitén alcen su voz indignados es en realidad, la intolerancia hacia los grupos históricamente vulnerados que ante un escenario de reconocimiento por parte del Estado Nacional de las injusticias cometidas se constituyen como actores reclamando en un plano de igualdad sus derechos, lo cual tal vez afecte intereses de enriquecimiento por parte de estos privados.

Se convoca al diálogo, ¿pero a qué diálogo se convoca? Ya estuvimos en situaciones similares ante el conflicto de la pista de sky, en donde se llama a dialogar, pero en realidad lo que sucede es un monólogo interminable en donde los sectores de poder: profesionales, funcionarios, familias ‘tradicionales’ se dedican uno tras otro a humillar al Otro, al que históricamente se le negaron sus derechos. Se cuestiona que este Otro construya su identidad, se empodere, acusándolo de violentos ‘encapuchados y armados’, haciéndonos recordar los fantasmas de la derecha del Gran Buenos Aires frente a los trabajadores desocupados, tildándolos de no pertenecer a la sociedad ‘normal’, culpándolos de portar un palo cuando en realidad lo que se levanta es el wiño, y con ese wiño una cultura ancestral que está viva pese a muchos.

Desde la Petu los convocamos a repensar la priorización de los derechos: el derecho a la identidad y el derecho a la tierra como autosustento son más importantes y básicos que el derecho a la recreación, que nadie niega, y que de hecho en numerosas oportunidades el Cerro ha sido escenario de recreación de grupos e individuos, sólo que esta vez se pensó en un mega evento (se esperaban cerca de 400 personas por las propias palabras de los participantes en el evento) sin tener en cuenta a quienes allí viven, ni a la medida cautelar impuesta por la Justicia.

Nuestra radio Petu Mogeleiñ es una radio mapuche comunitaria y su función principal ha sido desde sus comienzos el de diversificar las voces para ampliar los derechos. Tenemos un compromiso y una responsabilidad ética a la hora de utilizar fuentes de información y hacemos uso de nuestro lema “por la libertad de decir y pensar” como un principio fundamental para ejecutar la comunicación. Es por ello que repudiamos una vez más las diferentes situaciones de vulneración de derechos que se ponen de manifiesto.
Desde un principio vemos vulnerado gravemente el Derecho a la identidad y al territorio pero además el derecho a la Comunicación. Este conflicto comenzó a tomar gravedad al exponerse en las radios locales y vía Facebook desde el anonimato, tergiversando los hechos y dichos de los actores implicados con una mala intención claramente expuesta por las personas organizadoras de este evento quienes hoy salen públicamente a pedir diálogo cuando fueron los principales difamadores. Utilizaron espacios al aire con una desigualdad de fuerzas vergonzosa, por un lado, funcionarios públicos instalados en radios locales hablando por más de una hora, por otro lado integrantes de las comunidades originarias hablando desde la cordillera en donde apenas hay señal de celular y con el crédito reducido con el que cuentan –porque no fueron llamados por lo que tuvieron que afrontar el costo de la comunicación-. Utilizaron las redes sociales a las que la mayoría de los ‘campesinos, paisanos, mapuches’ no acceden, agregando el anonimato de lo que en gran parte se dijo descalificando y agrediendo.

Finalmente, decimos que violencia es mentir, violencia es negar al otro, violencia es invisibilizar las estructuras sociales- económicas- políticas, que hacen que unos puedan acceder a un título de propiedad y otros permanezcan centenares de años en la precariedad.

Acompañando a las comunidades mapuches- tehuelches,
Petu Mogeleiñ, por la libertad de decir y pensar
Radio Mapuche Comunitaria ∙ El Maitén

Estamos sin salida a la web escuchan algo con el reproductor de nuestro sitio No es nuestra radio


Juicio por intento de desalojo violento en la comunidad Mapuche de Vuelta del Río

El próximo lunes 6 de agosto, en el Maitén, empieza el juicio al Comisario Brandt por la violencia ejercida contra la familia Fermín de la comunidad Mapuche de Vuelta del Río.

http://noticiasdeesquel.wordpress.com/2012/07/24/empieza-el-juicio-al-comisario-brand-por-el-intento-de-desalojo-en-vuelta-del-rio/

Taller de producción audiovisual

Se acabó la primera etapa de los talleres de capacitación audiovisual organizados por la radio. En agosto, empezamos con la capacitación de edición.

Transmisión en vivo con “Abya Yala” de Antena Negra TV, Buenos Aires

El 24 de mayo, hicimos una primera transmisión en vivo con un canal de televisión comunitaria, el Canal 4 Antena Negra de Buenos Aires. Entre las 20hs y las 21hs, el programa Bajo la Lupa (de la radio Petu) salió al aire en vivo con Abya Yala TV: la mirada de los pueblos originarios.

Fue una experiencia muy enriquecerdora, intercambiamos ideas, luchas y los objetivos de nuestros programas. Además, participó la comunidad Mapuche Cañio, que contó para la audiencia en Buenos Aires su lucha en contra del proyecto de centrol invernal en el Cerro Azul/Cerro León, acá en la zona de El Maitén.

El costo real de un complejo invernal: el Cerro Chapelco

Entrevista con Fidel Colipán, werken de la Confederación Mapuche de Neuquén. Fidel nos habla del impacto real del complejo invernal del Cerro Chapelco sobre las comunidades Mapuches de la zona y sobre el propio cerro.
Fidel_Colipán_entrevista_20_05_12

Cerro Chapelco

Cerro Chapelco

Anteproyecto del complejo de esquí en territorio de la comunidad Cañio

Por un cerro con libre acceso ¿para todos?
Este es el anteproyecto del centro de esquí, presentado en el 2007. Estas son las primeras y reales intenciones: en el edificio institucional; boleterías, shopping comercial, restaurant. Además el anteproyecto incluye un área de locales comerciales, varios modelos de casas unifamiliares y edificios tipo apart hotel. Para ver más información www.gmarq.com.ar

¿Y el bosque?¿Un proyecto popular?El Cerro destruido¿Un proyecto inclusivo?… La tala de bosque, ya consumada…

cerro_leon_tala-16cerro_leon_tala-5cerro_leon_tala-9cerro_leon_tala-7cerro_leon_tala-10cerro_leon_tala-6cerro_leon_tala-15cerro_leon_tala-13


Una pista de esquí en territorio ancestral: comunicado de las comunidades Mapuche Cañio y Ñiripil Cerro León

Comunicado enviado por las Comunidades Cañio y Ñiripil ante la situación planteada en diversos medios por el emprendimiento turístico invernal que se lleva adelante en su territorio ancestral.

Buenos Aires Chico, El Maitén, 22 de mayo de 2012

De las Comunidades de Buenos Aires Chico a la Opinión Pública

Las Comunidades mapuche Cañio y Ñiripil Cerro León queremos expresar lo siguiente:

1. Somos preexistentes al Estado Municipal de El Maitén, creado en 1943. La Comunidad Cañio está conformada por descendientes de Juan Bautista Cañio, abuelo de Virginio, el longko actual; y de Petrona Rosa, asentados en el lugar desde el año 1872 aproximadamente. La Comunidad Ñiripil está conformada por descendientes de Segundo Ñiripil que llegó a la zona aproximadamente en el año 1925. La Constitución Nacional, en su artículo 75, inciso 17, reconoce “la preexistencia étnica y cultural de los pueblos indígenas argentinos”, entre otras cosas.

2. No es real que “recién ahora” realizamos reclamos sobre nuestro territorio, como se ha dicho en distintos medios. Hay papeles que demuestran nuestra preexistencia, acuerdos de linderos, actas de inspección, recibos de pago de mensuras, juicios ganados – como el del Lof Ñiripil al Diputado Repetur, en la década del `80. Pero las distintas autoridades que han gobernado esta Provincia y este Municipio, han ignorado las leyes y Convenios Internacionales que constituyen el Derecho Indígena. Por ejemplo, el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que, en su Artículo 14, dice: Deberá reconocerse a los pueblos interesados el derecho de propiedad y de posesión sobre las tierras que tradicionalmente ocupan. Además, en los casos apropiados, deberán tomarse medidas para salvaguardar el derecho de los pueblos interesados a utilizar tierras que no estén exclusivamente ocupadas por ellos, pero a las que hayan tenido tradicionalmente acceso para sus actividades tradicionales y de subsistencia. Y en su artículo 2: Los gobiernos deberán tomar las medidas que sean necesarias para determinar las tierras que los pueblos interesados ocupan tradicionalmente y garantizar la protección efectiva de sus derechos de propiedad y posesión.

3. Los Gobiernos insisten en nombrar como “tierra fiscal” los territorios ocupados ancestralmente por nuestras familias. En ellos hemos practicado nuestro estar y ser mapuche, gente de la tierra. Y nuestra forma ha sido el sistema de crianza de animales con veranada e invernada. Así ha sido la vida de nuestros abuelos, padres y la nuestra. Hoy vemos con preocupación que el emprendimiento denominado Cerro Azul se asienta en lo que a sido nuestra veranada tradicional. Hemos podido ver grandes espacios de lengales talados, apertura de caminos, tendido de líneas eléctricas. Todo eso sin la consulta previa prevista en las leyes y Convenios antedichos. Tampoco conocemos si hubo estudio de impacto ambiental, como exige la Ley provincial. Tampoco sabemos quiénes son los empresarios que llevarán adelante ese proyecto. Sí nos enteramos, en estos días, de que el refugio fue hecho por el anterior Gobierno provincial (según nota del diario El Chubut del 20 de mayo http://bit.ly/KpOaDC ).

4. No nos oponemos a ningún proyecto que se realice por las vías que correspondan. Estas son las previstas en el Convenio 169 de la OIT. Es decir, las que contemplan la consulta libre, previa e informada y la participación y decisión compartida de los pueblos cuyos territorios se vean afectados por emprendimientos del Estado. Este es el caso del emprendimiento de recreación invernal Cerro Azul, que se lleva a cabo en el cerro que ancestralmente llamamos Cerro León.

Desde el territorio ancestral, saludamos a nuestra comunidad de El Maitén.

Pewkallal

Comunidad Mapuche Cañio – Comunidad Ñiripil Cerro León